martes, 21 de junio de 2016

Los Autenticos Trovadores - 1965 - Letras


Tambora de los Morenos
Polca - Candombe
(Luis Ferreira - G. Aizemberg)

Tambora de los morenos,
comparsa que viene y va.
 Caliente baile el candombe
que va naciendo en el carnaval.

Comparsa maracumbera
 el baile ya va a empezar.
Pa'l aire cohetes y gritos,
cuando hay tambora… suena nomás.

Las guitarras ya abordonean,
las parejas bailando están
y en el barrio con voz alegre
le van cantando al Rey Baltasar.

Ya la fiesta es un fuego abierto,
arde el baile con su compás
 que se vuelca en un ritmo alegre
repiqueteando entre los cambá.

Suena la tambora, bailan los cambá.
Se va la tambora pero volverá.
Suena la tambora con el mbaracá.
Ay mi tamborita, que ya se me va.

Rosa de los Vientos
Zamba
(Letra: Jaime Dávalos - Música: Eduardo Falú)

Siento que se va la vida
y aprieta mi corazón
aquella rosa del viento
que un día se abriera,
sangrando el amor.

Rosa de amor en el viento
en silencio llorarás,
goteando lágrimas rojas
adentro de mi alma
te deshojarás.

Puede que un día ya libre
sienta de nuevo el amor
pero en el viento mi boca
te besará siempre
con esta canción.

Cuando me vaya y te deje
sabrás lo que es soledad,
como una hiedra el recuerdo
los muros del alma
te recubrirán.

La vida es sólo un instante
 y un beso la eternidad,
 por eso dame en tu boca
 la rosa caliente
de tu mocedad.

 Puede que un día ya libre..

Chamarrita de Alcaraz
Chamarrita
(Linares Cardozo)

Se convocó el bicherío
hace mucho tiempo ya
a bailar la chamarrita,
chamarrita de Alcaraz.

Volando van los chasqueros
 muy dispuestos a invitar
 a Santa Fe un tero-tero,
 a Corrientes un chajá.

Por entre arroyos y aguadas
se vino Don Yacaré
del brazo con la tortuga
 versados en chamamé.

Escoltados de un carau
 un coqueto  tuyuyú
 un cuí y un capí baé
montado en la curiyú.

Despiertan los musiqueros
 la chamarrita mejor,
 hay un zorro guitarrero
 y un tatú con la acordeón.

Un guazuncho bastonero
dio a la nutria, un charabón,
la iguana coluda y vieja
al hurón por peleador.

Después de mucho bailar
Dijo el juez, un dormilón:
-Es la pareja mejor
comadreja y vizcachón.

Se terminó la función,
cuento de nunca acabar
 cuando bailaron los bichos
chamarrita de Alcaraz.

 
Para ir a Buscarte
Canción
(Daniel Toro – Ariel Petrocelli)

Para ir a buscarte
he vestido de rojo mi guitarra,
he colgado la estrella de mi canto
en el vértice más sonoro de tu boca.

Tus ojos
arañan un pedazo de la noche,
yo estoy en la cruz de las vigilias
 comiendo un pedazo de tu sombra.

Para ir a buscarte
solté las amarras de mi esperanza
 y el potro de mi corazón salvaje
al relámpago de tu sangre que me llama.

Tus ojos...


La Guampada
Chamamé
(Mario Millán Medina)

Y se armó la discusión por culpa de una pollera,
tómenla así como quieran que no me van a quitar.
Yo me la voy a llevar aunque vengan como vengan
Pues por ella como vengan, no me la van a quitar.

Esta es la oportunidad de mostrarle que la quiero,
pues yo soy un gaucho entero y no me la van a quitar.
Yo me la voy a llevar aunque vengan degollando…
Yo seguiré peleando y no me la van a quitar.

No me pise, no me empuje, no me agarre, no me toque,
y que nadie se me arrime, que lo voy a pelear.
Lárguenlo así que retoce, con la alpargata me sobra,
le echo tierra por los ojos y lo voy a castigar...

No crean que por una guampada me largo a bochinchear
por que me van a empujar si soy criollo e'Corrientes,
yo sé andar entre la gente y bailar en sociedad,
y no porque sea e'Corrientes me van a pisotear.



Nostalgias Santiagueñas
Zamba
(Hermanos Ábalos)

Pago donde nací
es la mejor querencia
 y más me lo recuerda
mi larga ausencia
ay, ay, ay, sí, sí.

Santiago que dejé
con mi rancho querido,
cuna de los mistoles
 charqui y quesillo
ay, ay, ay, sí, sí.

Tu sombra de mistol he’i buscar
 cuando ya ‘cansao’ de tanto andar
 vuelva de nuevo al pago,
a mi Santiago
ay, ay, ay, sí, sí.

Forastero que va
siempre quiere quedarse
 y del suelo querido
suele prendarse
ay, ay, ay, sí, sí.

Si la muerte ha’i llegar
no he de morir contento
mientras no pite un chala
en mi Loreto
ay, ay, ay, sí, sí.


Tu sombra de mistol he’i buscar...


Sargento Cabral
Chamamé
(P. Sánchez – P. A. Castellano)

Bajo las carpas del campamento
Por esos campos del Taragüí
montando guardia con su guitarra
 se oyó un soldado cantar así:

‘Heroico y bravo jefe del Ande
tu venia pido che general
para cantarle al viril sargento
de granaderos Juan B. Cabral.

Upe, sargento de granaderos
 raza de toro y yaguareté
indio de veras, de pelo duro
más correntino que el yacaré.

¡Oh ché!, sargento de granaderos
esta guitarra te cantará
 porque en el alma del correntino
tu nombre grande no morirá.
Perdón mi patria de la Argentina,
 perdón Corrientes aba retá
si he profanado con este canto
la gloria eterna del Paraná.

Upé, sargento que en San Lorenzo
como un valiente siempre peleó
y por salvarte nomás che jefe
 como un valiente también murió.

Te dijo entonces sobre la muerte
 con la entereza de un gran titán
‘muero contento, hemos batido
al enemigo che capitán.

Upe, sargento de granaderos
 raza de toro y yaguareté
indio de veras, de pelo duro
más correntino que el yacaré.

Oh ché, sargento de granaderos
aquí yo vengo a cantarte así
porque en el alma del correntino
 tu nombre grande no ha de morir.

 
La Cancionera
Cueca
(A. Tejada Gómez – E. Aragón)

Soñador y cantor
anda el vino por la tierra
agitando en el sol
el pañuelo de la cueca.
Toro crece el vino
resollando en los lagares
derramando el grito
cancionero por la sangre.

De un rigor viñador
y del fondo del coplero
viene por el vino
el cogollo del paisaje
en un trago igual
a la alegría y los pesares.

De un dolor y un adiós
se hizo el vino de los tristes
 y por eso el cantor
viene al vino a redimirse
 porque cuando canta
desde el zumo de la tierra
 hunde en la guitarra
su morada primavera.

Mi canción ya no hay sol,
va la rosa de los vientos
 para que la entonen
los del Este y los sureños
 que en el vino suenen
los cuyanos y norteños.

Sale el vino a buscar
 Su duende popular
cuando fecunda el pueblo
su sangre nueva de vida y paz
 y en su voz cancionera
se empina la cueca al cantar.


Malambo
Canción - Malambo
(Eber Lobato)

Nació en rueda de paisanos
en esas noches camperas
lo bautizaron Malambo
y lo acunó una vigüela.
Fueron sus primeros pasos
al compás de las espuelas
y fue querendón con todos
menos con la polvareda.
Fue un clarín para los gauchos
que a mi tierra libertaron
cuando ¡A la carga! – dijeron
tacuaras, ponchos y aceros
y sus mil notas vibraron.

Malambo, yo pongo mis patacones
mi rastra de oro y hasta el puñal
a las tabas de ese gaucho
que malambeando no hay otro igual.
Otro le contesta seguro en ganar.
Ya está la parada,
y está aceptada por el rival.
Así es esta danza, tan criolla y genuina
con sabor a patria de nuestra tierra
tierra argentina.

Fuiste flema de los gauchos
que te bailaron junto al fogón
por eso es que te brindé
malambo, esta mi canción.


Zamba de tu Presencia
Zamba
(Daniel Toro – Ariel Petrocelli)

Va doblando la tierra
en suave cadera el sauce al caer
de tu pelo copió
lluvia de cuarzo
 a la tarde que se muere.
Desde la voz poniente del sol
 canta el aire su sonrisa

Del crisol de los grillos
pausa de mica quedó en tu mirar,
con un cielo teatral
libra en tu noche
el matiz de las estrellas.
 Como la luna queda al pasar
sobre el velo de las hojas.

Día carnal, arriba de las aguas
sueño de los jazmines
lleva tu cuerpo niña en flor
 y del arroyo llega tu voz
hecha un nido por el aire.

En el temple del mimbre
cayó tu paso vacío de andar
 fiel corzuela sutil
anda tu monte
de lilas por la siesta.

Y entre tu ritmo tenue y febril 
la cadencia de la luna.

"En la fiesta del ceibo
danza tu boca sediento carmín
en las nubes dejó
mueca fugaz
tu alborada veraniega
fresco latir aspirando al Dios
luz floral de los aromas."

Día carnal, arriba de las aguas...


Cieguito Cantor
Canción
(Aníbal Sampayo)

 
Baqueano de los abismos,
pastor de la noche eterna
 cielo arribaba a su canto
como una plegaria nueva.

Tu ojos candiles lentos
se apagaron con el alba
y un arado de seis rejas
se le transformó en guitarra.

Tu cielo sin luz,
cieguito cantor
alumbra las noches
de tu corazón.

Cencerrito bordonero
lacito pialando el pan
 y en las cepas del boliche
racimitos de piedad.
Ya no viene azul el río
ni verdeando los trigales
y el oro de sus estíos
se volvió niebla en el aire.

Tu cielo sin luz…

Allá va la vidalita
zorzal ciego por la cuesta
picaneando amaneceres
y desvelando vigüelas.

Baqueano de los abismos,
pastor de la noche eterna
 cielo arribaba a su canto
como una plegaria nueva.

Tu cielo sin luz…

Entradas populares en la semana